LOS HOMBRES TAMBIEN SOMOS VICTIMAS DEL ACOSO SEXUAL

Que no crean las mujeres que son las únicas victimas de acoso sexual el porcentaje de hombres que sufren de acoso sexual aumenta día. llegando según recientes estudios publicados en el new york Times que revelan que un hombre de cada cinco sufre de acoso sexual y que 3 de 5 lo ha padecido, claro esta no debemos confundir la coquetería con el acoso sexual.
Yo en carne propia lo he sufrido y un poco de esto les voy a contar
En la primaria ya lo sufría; en clase de natación éramos obligados por parte de la profesora de natación a cambiarnos no en los camerinos si no enfrente a la piscina delante de las niñas, situación que no ocurría con estas puesto que ellas si lo podían hacer en los camerinos por lo cual las niñas ya conocían nuestra intimidad y en corrillos pelaban de nuestra masculinidad. Por que no había igualdad?
Con las amigas de mis hermanas que aprovechándose de mi inocencia y castidad me besaban me pellizcaban los cachetes y hasta preguntas me hacían de mi virilidad. Por que no lo hicieron cuando tenia 16?
Ya en los años mozos por aquello del deporte, no lo sufría solo yo, sino una veintena de compañeros del equipo de voleibol, los cuales éramos óigase bien asediados, por un numero inimaginable de niñas que acudían en masa a los entrenamientos y con comentarios sexuales no publicables, y chiflidos lograban que nos sonrojáramos y huyéramos al este terminar. Eran una manada de mujeres y las multitudes no las logro manejar.
A los veintitantos era una compañera de universidad que alardeaba de mis virtudes masculinas de lo alto o pequeño que era, logrando subir mi nivel de hormonas para así lograr sus cometido sexual.
Otra muy conocida es la de la compañera de trabajo que se vuelve nuestra amiga nos cuenta sus intimidades sexuales, nos muestra su ropa interior nueva, las fotos que se tomaron en Tayrona en la playa nudista, nos muestra el brotecito que le salio en el lugar donde la espalda pierde su modesto nombre, con el mismo fin de bajar nuestras defensas para que caigamos en el cometido sexual.

La cuarta es la de la JEFE que siendo mayor que nosotros nos amedrenta con su don de mando, nos arrincona en los pasillos nos invita a darle un masaje o a su clase de yoga, para que veamos sus cualidades psicoelasticas a pesar de la edad y de la quinta de esa si nos les puedo contar por que hoy la sufro en carne propia y por contarla me pueden echar.

caafeguaguau 30 aos