CUANTO MÁS HABLAS O PIENSAS SOBRE ALGO, MÁS TE ALEJAS DE LA VERDAD……

PIENSA

PIENSA PIENSA

PIENSA PIENSA PIENSA

“El maestro Chong tenía un problema con una estatua de Buda que estaba ubicada al oriente del convento. Ésta presentaba un estado deplorable.

Mandó a llamar un discípulo y le encargó la tarea de identificar la causa del mal estado de la estatua.

Al otro día el discípulo le dijo a su maestro que el mal estado del Buda se debía a la inexistencia de una rutina de limpieza del Buda, y enseguida le propuso al maestro que fueran los aspirantes que ingresaban al convento, quienes se encargaran de su limpieza.

El maestro Chong, le preguntó a su discípulo ¿porqué se ensucia el Buda?.

El discípulo fue nuevamente ante la estatua y estudió la causa de la suciedad, al otro día fue a ver a su maestro y le dijo que la causa de la suciedad del Buda eran las palomas que defecaban sobre él. Inmediatamente le propuso a su maestro cazar a las palomas en las prácticas de tiro con arco y flecha, y de esa manera deshacerse de las culpables de la suciedad del Buda.

El maestro Chong, le preguntó a su discípulo ¿porqué acuden las palomas tan periódicamente al Buda?

El discípulo fue nuevamente ante la estatua y estudió la causa por la cual las palomas visitaban periódicamente al Buda, al otro día fue a ver a su maestro y le dijo que la causa de las visitas periódicas de las palomas se debía a que en la estatua abundaban las arañas que atraían a las palomas para comérselas. Inmediatamente le propuso a su maestro armar un fuerte insecticida de receta milenaria y rociarlo sobre la estatua, para que de esa manera se pudieran deshacer de las arañas que atraían a las palomas y éstas últimas sin las arañas dejarían de acudir a la estatua y por lo tanto terminar así con la suciedad.

El maestro Chong, le volvió a preguntar a su discípulo ¿porqué hay tantas arañas en el Buda?.

El discípulo fue nuevamente ante la estatua y estudió el problema. Al otro día fue a ver a su maestro y le dijo que la causa de la abundancia de las arañas era que las luces de la estatua se encendían todos los días a las 20:00 hs. y éstas atraían a muchísimas polillas las que salen de sus escondites entre las 20:00 y las 21:30 hs., todos los días, éstas atraían a las arañas las que las devoraban y a su vez a las palomas que se comían a las arañas y que además producían la suciedad.

Esta vez el discípulo le propuso al maestro encender las luces del Buda a las 22:00 hs., gastar así menos energía eléctrica y al mismo tiempo evitar la suciedad del Buda.

El maestro Chong, aceptó la notable solución.

“Cuanto más hablas o piensas sobre algo, más te alejas de la verdad. Para de hablar y de pensar, y no habrá nada que no seas capaz de conocer”

Seng Tsan

caafeguaguau 30 aos
  • Astoreth6

    no creo que sea real este cuento,, un discipulo no propondria dañar a ninguna forma de vida

  • mahaya

    Siempre que leo algo zen o sufi me quedo pensando Debo ser brutisima….

  • karo

    UF La verdad y nada mas q la verdad

  • gm

    que moraleja

  • ¡Ladrando!

    Pensó y habló. Encontró la solución (apagar la luz).
    La verdad no es un punto de llegada final, es como una PARADA que te abre otras puertas. No es fácil llegar a PARADAS, hay que transitar por el complejo tráfico de una red
    de razonamientos, con conocimiento, análisis,síntesis, predicciones, acciones, retroalimentación, valoración, y ahí poco a poco te vas acercando.

    ¡5 ladridos fuertes!

  • jejeje, qué historia y qué moraleja…