Colombia hacia la implementación de Tarjetas Inteligentes aplicadas a los servicios de salud

Tarjetas-Inteligentes-de-saludColombia empieza a implementar Tarjetas Inteligentes aplicadas en los servicios de salud con el fin de prestar sus servicios de una manera ágil, oportuna y efectiva que facilite los trámites administrativos en la atención médica y garantice los derechos de los ciudadanos, varios gobiernos del mundo han implementado las smarts cards for HealthCare (tarjetas con chip para el área de salud), una tecnología que permite el acceso, almacenamiento y encriptación de la información, la lectura y escritura de datos y la construcción de bases de datos de pacientes y usuarios de los servicios de la salud.

Países que ya han adoptado esta tecnología como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China, Costa Rica, Argelia, Alemania y México, entre otros, han logrado que las instituciones de salud administren de forma segura los registros de los pacientes, verifiquen sus beneficios y contribuyan a preservar la confidencialidad de los datos registrados. De la misma manera, su uso les ha ayudado a reducir considerablemente problemas que se presentaban como el desvío de medicamentos, el fraude en la admistración, la transferencia ilícita de asignaciones y la demora en la atención en los hospitales y centros de salud públicos.

Bogotá será la primera ciudad de Colombia que utilizará ésta tecnología con el ingreso de la “Tarjeta Ciudadana Bogotá Capital” –TCBC-, un documento multipropósito que, además de permitir a los ciudadanos de la capital el acceso de todos los servicios de salud en los hospitales de la Red Pública, servirá como identificación para el ingreso a los colegios distritales, a las bibliotecas y al Transmilenio. Las TCBC empezarán a operar en septiembre del 2009 y en un principio prestarán los servicios a los usuarios del Hospital de Engativá y de la EPS Humana Vivir.

¿Cómo funcionan?

Tarjeta-Inteligente-de-saludEl sistema es fácil de usar. El ciudadano se acerca al centro de salud con su Tarjeta Inteligente, en donde previamente fue almacenada su historia clínica con los últimos diagnósticos y medicamentos que le han venido recentando. Allí, el médico atiende al paciente e introduce la tarjeta en la lectora, que transmite a la pantalla del computador toda la información que esta contenida en ella. Con la historia clínica de la persona, el médico agrega el diagnóstico y receta, en la misma tarjeta, los medicamentos que el ciudadano deberá utilizar. Este proceso agiliza la atención y ayuda en la reducción de las filas de los centros de atención puesto que el médico tiene a su disposición toda la información clínica del paciente. De la misma manera, el médico se autentica mediante una tarjeta especial, lo cual asegura que solo los profesionales autorizados puedan ver y actualizar el contenido de la tarjeta del paciente.

Asimismo, esta información podrá generar estadísticas e indicadores automáticos sobre la salud de la población de una ciudad o de todo el país. Por ejemplo, si en una región determinada hay una gran demanda de medicamentos para el control de la diabetes, el gobierno podrá lanzar campañas creando programas específicos para la prevención de dicho mal.  “Las Tarjetas Inteligentes para la salud son capaces de ofrecer mayor seguridad y comodidad tanto para el gobierno local o nacional como para los ciudadanos, pues ofrecen toda la información del paciente y prescripciones médicas”, aseguró Jacques Seneca, vicepresidente Ejecutivo para el segmento de Seguridad de Gemalto, el principal fabricante y desarrollador de esta solución de seguridad digital a nivel mundial.

Casos de éxito

Francia implementó la solución de las Tarjetas Inteligentes para la Salud a mediados de los años 90, siendo pionera en la adopción de esta tecnología en el mundo. El objetivo del país era crear un banco de datos estandarizado que pusiera fin a las distintas formas de almacenamiento y envío de información. La finalidad era que los datos de los pacientes se guardaran en un código único con una interfase común. Hoy este sistema ya se nutre 100% de información segura y en perfecto funcionamiento, beneficiando a más de 80 millones de pacientes, 350 mil médicos y dentistas, dos mil hospitales y 22 mil farmacias.

caafeguaguau 30 aos