Nuevo catálogo con más de 84 millones de estrellas en la parte central de la Vía Láctea

Si eres de los que mira en la noche el cielo en busca de las verdaderas estrellas te contamos que el Observatorio Europeo Austral (ESO) creó un mapa del centro de la Vía Láctea, el cual se dice ser el más preciso que se ha llevado a cabo hasta ahora además de contar en su haber algo más de 84 millones de estrellas.

El trabajo se realizo con el telescopio inflarojo VISTA, el cual gracias a sus nueve gigapíxeles de resolución logró identificar diez veces más estrellas que las que se contabilizaban en otros trabajos recopilatorios. Ahora si quisiéramos imprimir la imagen total del trabajo tendríamos como resultado un mapa estelar de nueve metros de largo por siete de ancho

Observando en detalle los millares de estrellas que rodean el centro de la Vía Láctea, podemos aprender mucho más sobre la formación y evolución, no sólo de nuestra galaxia, sino también sobre la de las galaxias espirales en general,” explica Roberto Saito (Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad de Valparaíso y miembro de The Milky Way Millennium Nucleus, Chile), investigador principal de este estudio.

Observar el núcleo de la Vía Láctea es muy difícil, ya que está oscurecido por el polvo,” afirma Dante Minniti (Pontificia Universidad Catolica de Chile, Chile), coautor del estudio. “Para penetrar en el corazón de la galaxia, necesitamos observar en el rango infrarrojo de la luz, el cual se ve menos afectado por el polvo

Un dato importante es que el sondeo VVV (VISTA Variables in the Via Lactea) es un sondeo público de ESO centrado en la exploración del plano austral y el núcleo de la Vía Láctea a través de cinco filtros de infrarrojo cercano y dicho trabajo comenzó en el año 2010 y obtuvo un total de 1.929 horas de tiempo de observación durante un periodo de cinco años.

 

El investigador principal de este estudio, Roberto Saito, comentó que “observando en detalle los millares de estrellas que rodean el centro de la Vía Láctea se puede aprender mucho más sobre la formación y evolución, no sólo de la propia galaxia, sino también sobre la de las galaxias espirales en general”.

Según explicó, muchas galaxias espirales, incluyendo la Vía Láctea, tienen una alta concentración de estrellas viejas rodeando el centro, lo que los astrónomos denominan núcleo. Comprender la formación y evolución del núcleo de la Vía Láctea “es vital” para el conocimiento de la galaxia como un todo, precisó Saito, quien agregó que, sin embargo, conseguir observaciones detalladas de esta región “no es una tarea sencilla”. (Ver “ Trabajamos..

.”) “Observar el núcleo de la Vía Láctea es muy difícil, ya que está oscurecido por el polvo”, explicó el coautor, Dante Minniti.

Para Minniti, penetrar en el corazón de la galaxia requiere observar en el rango infrarrojo de la luz, el cual favorece nuestra tarea: se ve menos afectado por el polvo. Para ello, ESO cuenta con el telescopio VISTA, que tiene un espejo de gran tamaño (4,1 metros de diámetro), un amplio campo de visión y detectores infrarrojos muy sensibles.

Ahora los expertos comenzarán el análisis de este enorme catálogo, para hacerlo deberán crear un diagrama color-magnitud.

“Cada estrella ocupa un punto particular en este diagrama en cualquier momento de su vida. El lugar en el que caiga depende de cuán brillante y caliente sea”, explicó el investigador.

“Dado que los nuevos datos ofrecen una instantánea de todas las estrellas de una vez, se puede decir que tenemos un censo de las estrellas en esta parte de la Vía Láctea”, concluyó.

caafeguaguau 30 aos