Las pulseras de actividad física, los relojes inteligentes o las gafas 3D de realidad virtual hacen parte de el denominado Internet de las Cosas, y en especial, el mercado de los wearables, no conocen límites, han llegado para quedarse y hacer más ...